Hay personas que lo tienen muy difícil a la hora de conocer gente, quedar con chicas o cualquier otro tipo de relación social.

¿Qué es la timidez?

La timidez es un sentimiento de miedo e inseguridad que, a partir de ciertos niveles, puede suponer un trastorno grave para la persona que la padece. Las personas sufren timidez en determinadas situaciones sociales por miedo a ser rechazadas o juzgadas de manera negativa. Este sentimiento dificulta las relaciones sociales y provoca situaciones que hace que el sentimiento aumente, estableciendo un círculo vicioso muy difícil de romper que hace que la persona tímida evite relacionarse con los demás.

No estás solo

Alrededor del 50% de las personas son más o menos tímidas en determinadas situaciones que se pueden encontrar en su día a día. Hay personas que nunca podrían enfrentarse a un escenario, por ejemplo, para hablar en público. La mayoría de las personas no somos capaces de enfrentarnos a situaciones de presión. A otras les cuesta hablar con personas del sexo opuesto, lo que todos entendemos como ligar o conocer gente, es un verdadero desafío para las personas tímidas.  

El hecho es que todo el mundo se pone más o menos nervioso según el caso, la clave reside en la intensidad.

Pongamos un ejemplo esclarecedor: una cita en un restaurante bonitoEn una situación así los nervios juegan un papel importantísimo y seguramente te resultará tranquilizador saber que la persona que tienes enfrente seguramente está tan nerviosa como tú.

¿Hay muchos tipos de timidez?

Pues sí. Hay individuos capaces de hablar delante de cientos de personas que se echan a temblar como flanes cuando tienen que mantener una conversación a solas con una mujer.

Este tipo de timidez es muy habitual, sobre todo cuando pensamos que la persona que tenemos delante es superior a nosotros de algún modo. Es perfectamente normal sentir timidez ante una persona especialmente bella o famosa, por ejemplo.

Lo importante aquí es que aprendas a identificar las situaciones de riesgo que desencadenan tu timidez. ¿Te cuesta horrores hacer presentaciones? ¿Compones canciones pero tienes un terrible miedo escénico? ¿Eres incapaz de hablar con mujeres desconocidas aunque se muestren interesadas en ti?

Solo identificando los desencadenantes puedes darte cuenta de cuando estás llenando tu cerebro de pensamientos negativos, la gasolina de las conductas nocivas y que no te van a ayudar a ligar con mujeres.

Es importante que sepas que todo el mundo duda de sí mismo alguna vez. Si crees que esos amigos tuyos que derrochan confianza en sí mismos no son tímidos en determinadas situaciones, te equivocas.

¿Soy tímido o introvertido?

La pregunta es pertinente porque no es lo mismo. Las personas introvertidas disfrutan de la soledad, de la introspección y el ensimismamiento, puede que incluso tengan dificultades para relacionarse con los demás, pero no temen las situaciones sociales. Las evitan porque le disgustan, no porque le den miedo.

En cambio, una persona tímida desea el contacto con los demás, pero a la vez teme su juicio, lo que provoca frustración, miedo y ansiedad.

¿De dónde sale la timidez?

Hay dos corrientes principales que contestan a esta pregunta, la teoría evolutiva y la psicosocial:

  • En la primera, la timidez sería imprescindible para no ser expulsado del grupo, tribu, clase o el colectivo que sea.
  • La segunda viene a decir que es tu entorno el que condiciona el grado de timidez que desarrollas. La mayor parte en la infancia.

Hoy en día se ha llegado a un consenso científico acerca de la cuestión: las dos tienen razón, ambos factores se combinan para crear lo que nosotros entendemos como timidez. De modo que es un proceso complejo y hay que mirarlo desde múltiples ópticas.

Algunas claves para entenderla mejor

1. No luches contra tus pensamientos negativos, acéptalos. Las emociones están jugando un papel fundamental en los albores del siglo XXI. Conceptos como inteligencia emocional nacen y se desarrollan a finales del siglo pasado. El problema viene cuando, en lugar de aceptar nuestros pensamientos o sentimientos negativos, intentamos manipularlos para que no nos afecten tanto. Las terapias centradas en cambiar la conducta, tienen un porcentaje de éxito significativamente más alto que las que intentan cambiar las emociones.

2. Se nace tímido y se aprende a ser tímido. Hay tanta gente que defiende que se nace tímido como la que dice que se aprende, sobre todo en la infancia, a serlo. Lo cierto es que un 15% de los niños nace con un rasgo psicológico que se llama “temperamento inhibido”. Los niños con este rasgo tienden a desarrollar un estrés excesivo con las nuevas experiencias. No te asustes todavía, la comunidad científica coincide en que, a pesar de que hay un factor genético importante, la mayor parte de nuestra timidez es aprendida. Las experiencias personales, la educación recibida en edades tempranas y el ambiente social son decisivas. De modo que podemos revertir ese proceso de aprendizaje y superarla.

3. La culpa es de los padres. Según explica Jean Piaget Rodriguez, durante los primeros 3 años de vida los niños son como “esponjas”, ya que absorben todo lo que les rodea; se da la imitación de los juegos simbólicos, dibujos, conductas y del lenguaje hablado.

Rodriguez, autor de La mente del niño. Cómo se forma y cómo hay que educarla, indica que el 75% de la maduración del sistema nervioso está programado genéticamente mientras que el 25% restante depende de la experiencia. Esto es importante, por ejemplo, a la hora de gestionar los fracasos y aciertos de un hijo. Hay estudios que indican que recompensar o castigar el resultado y no el esfuerzo en el empeño cuando un crío se enfrenta a un problema, en edades tempranas provoca en el niño un sentimiento de anticipación que se puede traducir en falta de autoestima. 

Y la falta de autoestima está directamente relacionada con la timidez.

4. Miedo y valentía son lo mismo a nivel fisiológico. Es muy importante que entiendas este concepto: cuando sientes miedo o valentía o, si lo prefieres, timidez y valentía, hay una sustancia que está presente a niveles disparados en ambos casos, la adrenalina. A lo mejor lo que sientes te parece distinto, pero a nivel biológico no hay ninguna diferencia. Lo único que cambia es la naturaleza de la anticipación. Cuando crees que algo malo va a pasar sientes miedo y ansiedad. Cuando crees que es algo bueno, excitación. Pongamos un ejemplo clarísimo: una pareja espera en la cola de una atracción de feria extrema. El chico tiene vértigo y miedo a estas cosas, así que empieza a ponerse nervioso y a pensar en todo lo malo que les puede pasar, está sufriendo. Por si todo esto fuera poco, su timidez impide contárselo a su pareja.  Ella, en cambio, está nerviosa, le da miedo la atracción, pero está disfrutando del subidón de adrenalina, no  para de sonreír. La cita está siendo un éxito. Aunque ninguno de los dos sepan la causa de la atracción por el otro.

 

5. Reconocerlo es muchísimo mejor que tratar de ocultarlo. Hay estudios que demuestran que reconocer que eres tímido o cualquier otro problema ante otros ayuda a rebajar la ansiedad que provoca el mismo. Se trata de activar los sentimientos de empatía de los demás.  Si resulta evidente que eres tímido es mucho mejor reconocerlo que tratar de ocultarlo. La razón es poderosa: te quitas mucha presión de encima y puedes concentrarte en otras cosas que, seguro, son más importantes en ese momento.

 

Vale, ya entiendo. ¿Qué hago ahora?

Bien, ahora que ya te han quedado claros algunos de los concepto más importantes que rodean a la timidez es hora de que aprendas cómo combatirla. Y para ello te vamos a proponer un plan de 21 días.

  • Días 1-5.  Tranquilidad. Aquí no tienes que enfrentarte a tus miedos todavía. Solo pararte a pensar y apuntar las situaciones que más nervioso te ponen. ¿Te cuesta ligar con chicas? ¿Hablar con ellas? ¿Has probado en las redes sociales? ¿Y las páginas para ligar tipo Follamigos?
  • Días 6-10. Es el momento de empezar a trabajar las situaciones que hayas apuntado antes. Por ejemplo, si odias entrar en el área de descanso de los empleados en tu trabajo por no entablar conversación podrías intentar cambiar esto poco a poco. La secuencia sería la siguiente:
    1. Saluda. Entra en la sala y saluda a quien esté. No hace falta que hagas nada más. Toma un café y observa qué pasa. Haz esto varios días hasta que te apetezca o te sientas con fuerzas para pasar al punto dos.
    2. Saluda y di cualquier cosa banal. Podría ser algo así como. “Hola, qué tal? Vaya día de curro, eh?” Haz esto varios días hasta que notes que el nivel de ansiedad disminuye.
    3. Saluda, di cualquier cosa banal y haz una pregunta que de pie a una conversación. Algo tipo “Hola, vaya día de curro, eh? ¿Ha pasado algo fuera de lo normal?” De ese modo irás poco a poco sintiéndote más cómodo a la hora de hablar con esa compañera de trabajo que te gusta. 
  • Días 16-20. En esta fase, la penúltima, ya estás preparado para enfrentarte a las situaciones más difíciles que apuntaste en la lista. Se trata de hacer lo mismo que en los puntos antes descritos, pero en situaciones más complejas. Una de las situaciones más difíciles que se puede encontrar una persona tímida es la de ligar con el sexo opuesto. Aquí tendrías que intentar hacer lo mismo con la persona con la que quieres ligar, pero has de tener varios encuentros con ella. Si se trata de ligar por la noche con desconocidas puedes ir directamente al último punto anterior, si te sientes con fuerzas.

La técnica del minuto: Antes de entrar a una persona no está de más relajarse y este es un método infalible que solo te costará un minuto. Respira hondo llenando los pulmones e hinchando la tripa a la vez, suelta el aire despacio. No pienses en nada. Solo fíjate como entra y sale el aire. Repite la operación durante un minuto.

La técnica del refuerzo positivo. Antes de enfrentarte a la situación que te provoca la ansiedad piensa en una vez que hayas tenido éxito y rememora lo que bien que te hizo sentir. Entiende que nada ha cambiado en ti para anticipar situaciones negativas en tu mente, más bien al contrario. Si lo hiciste en otra ocasión, esta vez también podrás.

  • Día 21. Bien, es el momento de celebrar tus esfuerzos. Envía un Whatsapp a la persona que te guste y queda para tomar un café. Es el momento de ver los resultados de tu trabajo.

Si puedes llevar a cabo todos estos ejercicios puedes decir orgulloso que has vencido a la timidez. No te creas que es un trabajo fácil o que te hemos dado una fórmula mágica que te hará vencer cómodamente. Cambiar un hábito es difícil, cambiar la forma de ser, un esfuerzo titánico. Exige constancia, esfuerzo y compromiso, pero todo lo que has leído aquí son técnicas eficaces basadas en la insensibilización progresiva. Es decir, exponerte a tus miedos poco a poco y en grado ascendente de dificultad hasta que logres vencerlos o, por lo menos, dominarlos en situaciones de estrés.

Las páginas para ligar, una opción a tener en cuenta

Hay páginas de contactos en Internet que te libran, al menos al principio, del violento primer contacto cara a cara con un desconocido. Follamigos, la web nº1 de contactos esporádicos en España, sería un comienzo fantástico a la hora de empezar a superar tus problemas de timidez. ¿Por qué?

  • Hay más gente como tú. Desde luego, internet es el refugio de la gente tímida. En Follamigos hay de todo, claro que si. Sobre todo gente liberal dispuesta a quedar con otras personas para tener relaciones sexuales sin compromiso, pero también hay un gran porcentaje de personas tímidas que prefieren contactar primero de este modo.
  • Evitas el quedar con desconocidos. A no ser que sea eso lo que quieras, Follamigos brinda la posibilidad de que dos personas se conozcan tanto como deseen antes de quedar.
  • Personas afines. Lo bueno de Follamigos es que te permite encontrar gente con tus gustos y aficiones, tanto sexuales, como en general. Hazte una pregunta: ¿por qué tendrías que ser tímido o tímida con alguien que es tan parecido a ti?

Lo bueno de Follamigos es que puedes empezar a conocer gente sin pagar un euro. Así empezarás a formarte opiniones, clasificar y añadir a favoritos a los hombres y mujeres que más te gusten y matar dos pájaros de un tiro: superar tu timidez y ligar fácilmente con personas con tus mismos intereses. ¿A qué esperas? ¡El registro es completamente gratuito!

Otros artículos que te pueden interesar:

2 Comments
  1. MARCCCO

    Interesante, voy a probar algunas cosas, a ver si dejo de quitarme la timidez castigando el hígado

  2. Carlino

    A mi me ha funcionado, vale, ahora no soy el mas aextrovertido, pero he mejorado, gracias!

Escribe aqui tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

borrar formularioEnviar