Ligar en el trabajo es como comer bollería industrial: sabemos que no es bueno, pero no podemos evitar pecar de vez en cuando.

Seamos francos, pasamos mucho tiempo en nuestro lugar de trabajo. Siempre nos encontramos con las mismas personas y, si atendemos al refranero español, queda claro que el roce hace el cariño. ¿No? Pues depende. A veces, lo único que se consigue, son rozaduras.

Ligar en el trabajo no es lo mismo que ligar en internet ni en ningún otro sitio. Para empezar, depende mucho del tipo de trabajo. No es lo mismo ligar con tus compañeras y compañeros que con los clientes; no es lo mismo ligar en el pozo de una mina en Asturias que en una oficina con doscientos empleados en una aseguradora. No. Definitivamente, no es lo mismo:

  • Ligar con clientes. Tienes que tener cuidado, porque son la fuente de ingresos de la empresa y no puedes quedar mal tú ni dejar mal a la empresa.
  • Ligar con compañeros. Tienes que tener cuidado porque vas a verlos cinco días a la semana, ocho horas al día.
  • Ligar en un trabajo de género. En contra de lo que puede parecer, es más fácil ligar en si eres mujer en un trabajo de hombres y viceversa.
  • Ligar en un trabajo “normal”. Depende de la cantidad de personas de un género u otro que haya.

Lo que está claro es que, si quieres conocer gente a un nivel más personal en el trabajo, tu eficacia va a ser directamente proporcional a la cantidad de personas de sexo opuesto que haya en el mismo.

Por ejemplo, si eres informático, lo siento, pero la probabilidad de ligar con chicas en tu lugar de trabajo suele tender a 0. En cambio, si eres un hombre y trabajas en una oficina llena de mujeres sin mucha competencia, eres el amo.

La regla de oro es que tienes que ser encantador CON TODAS y cada una de ellas. ¿Por qué no solo con la que te gusta? Porque todas tienen que pensar que podrían probar el caramelo en caso de que les apetezca. Otro motivo es que muchas mujeres tendrán celos si hablas con alguna que les cae mal. Siempre hay alguna mujer en el trabajo dispuesta a acostarse contigo si con eso fastidia a alguna compañera. Sucede exactamente igual con el sexo opuesto. Cerrarse puertas nunca es una buena estrategia, y no está de más ser agradable con tus compañeros de trabajo.

Veamos los trucos, o más bien, actitudes, que tienes que tener para ligar en tu lugar de trabajo. Por motivos de espacio vamos a suponer que es un lugar de trabajo estándar, tipo oficina o similar. El lector sabrá perfectamente si los consejos que damos a continuación se adaptan a su situación laboral o no.

  • Manifiéstate. Pero no con tu sindicato. Nos referimos a que te muestres. Genera una buena impresión, que pueda evaluar las posibilidades. Una buena manera de hacerlo es empezar contactando por redes sociales.
  • Aprovecha la coyuntura. Si trabajáis en la misma empresa es muy probable que tengas acceso a datos de contacto de la persona que te gusta. Si trabajáis en el mismo departamento la puedes llamar con la excusa de que te has llevado el trabajo a casa,hablar de cualquier tema de la empresa y luego dejar que la conversación se deslice hacia otros derroteros.
  • Crea confianza. Tienes que encontrar oportunidades para hablar con la chica que te gusta. Esto no es como ligar por internet, donde te vas a encontrar sí o sí. Puedes “coincidir” en el ascensor, o ir a almorzar juntos, o aprovechar un momento a solas para hablar.
  • Demuéstrale que te gusta, pero sé discreto. Lo importante es que no se enteren otros compañeros ni, por supuesto, tus jefes. Suelen pensar que las relaciones bajan la productividad. Puedes dejarle un libro, una peli o algo con tus gustos que coincida con los suyos. Así tendréis algo de qué hablar en el futuro.
  • Sal del ring.  El lugar de trabajo es como un cuadrilátero de boxeo. Siempre se está en guardia, alerta, procurando hacer las cosas bien. Por eso es importante que os veáis fuera del trabajo. Lo más fácil es quedar al terminar la jornada laboral. Tomar una copa en algún sitio tranquilo, alejado del ambiente de la oficina. Las cosas estarán más que claras si acepta el siguiente paso: tener una cita de verdad. Te sugerimos varios planes: invitarla a un restaurante, sorprenderla llevándola a un espectáculo o preparar una buena cena en casa para demostrar tus habilidades.

Ligar en el trabajo no es, en definitiva, ni parecido a otras situaciones, como por ejemplo ligar en una discoteca. Conocer mujeres solteras en internet es otra cosa completamente distinta: no hay barreras físicas, así que puedes tirarle la caña a cien personas en una noche. No, ligar en el trabajo es una tarea de constancia y seducción alargada en el tiempo. Y así debe ser.

Eso sí, tienes que tenerlo claro. Si algo sale mal vas a tener que ver a la otra persona durante muchas horas, muchos días a la semana, muchas semanas al año, si tenéis la suerte (o la desgracia) de tener un contrato indefinido.

Así que piénsatelo. A lo mejor, simplemente, deberías tener una aventura en internet. Ligar en la página de contactos eróticos que más crece en España y, probablemente, en el mundo, es mucho más fácil que en tu lugar de trabajo. Todas las personas que se apuntan a Follamigos.com son gente liberal que quiere disfrutar abiertamente y sin complejos de su sexualidad. Es decir, son como tú, quieren lo mismo que tú. De otro modo  no estarías leyendo este artículo.

Otros artículos que te pueden interesar:

4 Comments
  1. Eustaquio

    No está mal, a ver si se me ocurre una excusa para quedar fuera del trabajo con una que me mola, ya os contaré

  2. Anónimo

    Otra cosa que siempre funciona es hacer la pelota a quien te gusta igual que se la haces a tu jefe xDD

  3. unsupe

    Incomparable topic, me es muy interesante))))

  4. Conocer chicas

    Muy buenos consejos!

Escribe aqui tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

borrar formularioEnviar