Follamigos sabe que la atracción física es muy importante a la hora de ligar con gente, sobre todo los primeros momentos.

Todos somos jueces. Y lo que es peor, emitimos veredictos sin apenas información. Eso es lo que pasa cuando nos fijamos en una persona que está intentando ligar con nosotros. Según un estudio de John Bargh de la Universidad de Yale, solo necesitamos dos centésimas de segundo para que nuestro cerebro produzca una primera impresión sobre alguien, lo clasifique y  lo juzgue. Mal rollo, ¿verdad?. En nuestro día a día, somos más implacables que cualquier juez de la audiencia nacional. Veamos qué se necesita para causar una buena impresión:

  • La limpieza es básica.  Nunca está de más recordarlo. Malos olores, manchas en la ropa y desaliño general no ayudan para nada.
  • Ten gusto.  Da igual el estilo, pero se coherente con él. Si vas de grunge no te va a quedar bien un bolso de Channel. No es buena idea transmitir sensaciones contradictorias a la hora de conocer gente. Puede crear incomodidad a la otra parte.
  • Sé fiel a tu estilo. Nadie está cómodo siendo alguien que no es y eso se nota a la larga. Puedes cambiar tu look para tener una noche de sexo esporádico, pero poco más.
  • Sonríe.  La sonrisa es una llave capaz de abrir mil puertas. Transmite cercanía y voluntad de interacción a nivel inconsciente.
  • Muestra firmeza y seguridad.  Alguien seguro de sí mismo es alguien atractivo para el sexo opuesto. No se te ocurra dar la mano blanda, hay que apretar con firmeza, pero sin exagerar.  En cuanto a los dos besos, de verdad, eso de darlos en el aire, sin tocarse, es algo horrible.

Mucha gente cree que tiene una habilidad especial para conocer a las personas. Todo el mundo  conoce a alguien que ha dicho “Yo calo a la gente en un segundo”. Seguramente eres una de esas personas con tanta habilidad para la psicología. Malas noticias: casi todos nos sentimos así. Nos fijamos en los demás y seleccionamos datos que confirmen lo que sentimos, es decir, solo prestamos atención a aquellas características de la otra persona que encajen con la imagen preconcebida que hemos construído en el momento de conocerla. Si pensamos que alguien es un tacaño, nos fijaremos mucho, y por tanto recordaremos mucho mejor, las veces que esa persona no ha dejado propina o se ha escaqueado de pagar algo.

Cuando se trata de conocer gente, hacemos algo parecido, nos formamos una opinión y actuamos de forma acorde a ella, pongamos un ejemplo práctico:

“Juan acaba de encontrar pareja en Follamigos para la noche del sábado. Las fotos que le ha mandado la chica son de infarto así que Juan, que sabe cómo causar una buena impresión, se arregla acorde a su estilo: informal y moderno, pero sin pasarse. Un toque de colonia final y ya está listo para la cita.

Cuando llega la hora, ve aparecer a la chica y se da cuenta de que no parece ir muy arreglada y que le parecía más guapa en las fotos, se siente un poco decepcionado y deduce que no está dispuesta a tener sexo la primera cita. A partir de ese momento, Juan entra en un estado mental de suspicacia que no va a facilitar para nada el buen desarrollo de la velada.

El caso es que la chica no ha considerado muy importante cuidar su aspecto porque es consciente de que es una buena amante y cree que es suficiente con esto, pero la cita no va como ninguno de los dos esperaba. Juan se ha puesto a la defensiva y ha resultado ser bastante más soso en persona que a través de Follamigos, y ella no parecía interesada a juzgar por su aspecto. El resultado es que se despiden educadamente.”

¿Qué ha pasado? Resumiéndolo mucho, que Juan, dejándose llevar por su primera impresión equivocada, ha perdido la oportunidad de tener sexo esporádico sin compromiso al malinterpretar las señales que le enviaba el aspecto de la chica. Los dos habrían pasado una noche de fábula, pero los prejuicios y las malas primeras impresiones lo han impedido.

Una de las peores consecuencias de hacernos una impresión de cómo es alguien de una forma tan (inevitablemente) superficial y rápida es que cuesta mucho cambiarla, pero tenemos que hacer lo posible para sobreponernos a ella, por tanto es importante escuchar y ser abierto, nunca se sabe las sorpresas que nos esperan detrás de la fachada que nos ha dejado un poco fríos.

Recuerda. La primera impresión cuenta, pero no tiene porqué serlo todo.

5 Comments
  1. xudso

    si las tias se dejaran por la primera impresión conmigo estaría bien jodido

  2. Carcamal69

    Joder que si es importante, cuando quedo con una y tiene un defecto n opuedo dejar de mirarselo, aunque me pasa lo mismo cuando estas muy buenas, jajajaja

    • Anónimo

      Hola

  3. Excinto

    a mí en dos centésimas no, pero en dos minutos si que me han dicho que nanai tu tia, aunque tampoco las culpo, solo hay que verme.

  4. Anónimo

    La clave pasa por escucharlas, si es increible, me ha pasado miles de veces, si quieres follar en la primera cita, debes escucharla atentamente y repetir la ultima palabra que te dice ella….

Escribe aqui tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

borrar formularioEnviar