Si tus últimas citas o noches de sexo esporádico no han ido todo lo bien que querrías, no te va a ir mal si le echas un ojo a nuestros consejos.

Tanto si tenemos pareja como si estamos buscando un ligue o una relación esporádica en Follamigos, a todos nos preocupa el rendimiento sexual. A lo largo de nuestra vida hay muchos factores que pueden condicionarlo, como por ejemplo el estrés del trabajo, los cambios de estación, la edad, o los azares de la vida. Es cierto que no podemos controlar muchos de estos factores, pero sí hay muchos otros que podemos controlar. Hoy vamos a tratar de ofrecer unos consejos acerca de cómo mejorar nuestro rendimiento sexual. Tu pareja o tus posibles conquistas te agradecerán el esfuerzo, además te ayudarán a reforzar tu autoestima, una de las cualidades más apreciadas por las mujeres. 

Muévete con sentido

Obviamente el deporte iba a aparecer en la lista. Los beneficios son innumerables, mejora la circulación, nos hace sentir más activos, libera estrés… Pero no vamos a hablar de eso en este artículo. Cuando hacemos deporte debemos tener en cuenta el objetivo. No haces el mismo ejercicio para perder peso que para ganar músculo. Con el ejercicio enfocado al sexo pasa algo parecido. Debemos buscar ejercicios que nos ayuden a:

  • Mejorar nuestra frecuencia de respiración. Respirar correctamente es vital para rendir en la cama, ayuda a relajarnos, controlar los músculos y es beneficioso para la circulación.
  • Reforzar la zona pélvica. Los abdominales y los músculos de la zona pélvica juegan un papel importante en el acto sexual, fortalecerlos puede ayudar a retrasar la eyaculación en el caso de los hombres y a aumentar el placer de la pareja en el caso de las mujeres.

Posiblemente uno de los mejores ejercicios para conseguirlo es el Yoga. Fortalece la zona pélvica mediante ejercicios isométricos y además nos enseña a respirar correctamente, además no es un ejercicio que conlleve grandes posibilidades de lesión, lo podemos hacer en casa, y es accesible aunque llevemos tiempo parados. Tiene otros beneficios asociados, como su poder desestresante o la elasticidad, que nos puede ayudar para innovar y probar posturas que jamás hubiéramos imaginado que podríamos realizar.

Si no te gusta el Yoga, practica algún otro ejercicio aeróbico, pero en ningún caso te puedes quedar parado, el deporte mejora la circulación y ésta es vital, sobre todo en el caso de los hombres. Además, el deporte aumenta el deseo, por lo que es una actividad idónea para parejas con ganas de revitalizar su vida sexual.

Descansa

La falta de descanso está detrás de muchas citas que han acabado en decepción. Nuestro cuerpo necesita recuperarse y estar al máximo, especialmente cuando vamos a enfrentarnos a una actividad exigente como el sexo. La falta de descanso provoca problemas de hipertensión, de agotamiento crónico, estrés y cambios de humor. Ninguna de esas cosas parece que vaya a mejorar el rendimiento sexual, de modo que no debemos descuidar nunca nuestro descanso:

  • Trata de acostarte a la misma hora. Sabemos que es difícil compaginar actividades, pero tener una hora para irse a la cama, y otra para levantarse nos ayuda a ser más regulares, también nos puede venir bien para planificar y organizar mejor el resto del día.
  • Deja los malos hábitos. Fumar, beber, tomar mucho café, mucha sal o mucho azúcar, afectan de forma negativa al sueño, bien dificultándolo, bien haciéndolo menos eficaz. Sabemos que dejar estos vicios es complicado, pero puedes empezar por reducirlos poco a poco, tu cuerpo y tus compañeras sexuales te lo agradecerán.

El reposo es especialmente importante cuando tenemos una vida ajetreada, sobre todo si planeamos tener citas con mujeres reales a través de Follamigos. Nunca pierdas de vista lo importante que es recuperarse. Por muy placentera que sea, una noche de sexo esporádico no puede sustituir a ocho horas de sueño, es importante tratar de encontrar tiempo para ambas, de otro modo corremos el riesgo de perder ambas a causa del estrés, el cansancio y el mal humor.

Alimenta tu deseo

Comer bien es uno de los grandes pilares de la salud, y su influencia en el terreno del rendimiento sexual es incuestionable. No solo hablamos de alimentos afrodisíacos y sus efectos beneficiosos a corto plazo, nos referimos a dietas que nos pueden ayudar a reducir nuestros niveles de colesterol, mejorar nuestra salud cardiovascular, pueden ayudar a las mujeres con los desequilibrios hormonales, e incluso a aumentar la libido, para ello las claves son:

  • Reducir el consumo de grasas. Es una obviedad,  aunque nunca está de más recordarlo, no nos referimos a que debes dejar de tomarlas, puesto que, en su justa medida, son necesarias, pero la mayoría de gente las consumimos en exceso, de modo que es bueno recortar su consumo, o sustituirlo por alimentos con grasas vegetales como el aguacate.
  • Aumentar el consumo de Vitamina E. Podemos encontrarla en grandes cantidades en el germen de trigo, la col roja, los cereales integrales, el aceite de oliva y muchos otros alimentos. Su ingesta mejora el flujo sanguíneo, reduce o previene la formación de las placas responsables de la curvatura del pene y aumenta la libido.

Somos lo que comemos, de modo que si queremos llevar una vida sexual activa y en pleno uso de nuestras facultades, debemos cuidar nuestra alimentación. Los cambios en la dieta siempre cuestan, pero evitar el gatillazo, sentirse mejor y con más ganas de tener sexo, parecen buenos incentivos para comer un poco más sano, aunque no te resulte tan apetitoso. Ah, no todo van a ser malas noticias. Comer chocolate con moderación ayuda a la producción de endorfinas, que a su vez disminuyen los niveles de estrés, uno de los grandes enemigos del rendimiento sexual.

Cuenta con la otra parte

Una vez hemos hecho todo lo que podemos por nosotros mismos, llega la hora de fijarnos en otros condicionantes que pueden hacer que nuestras relaciones sexuales no estén siendo todo lo satisfactorias que querríamos. Una de las primeras cosas que debemos cuidar es la comunicación. Tanto si estás en pareja, en una relación abierta, como si tienes citas y encuentros esporádicos, la comunicación verbal es básica, por mucho que se pueda averiguar de otra persona por su lenguaje corporal, no hay nada como hacer las preguntas adecuadas.

  • Ayuda a que nos sintamos más cómodos. Es normal estar tensos cuando acudimos a una cita, hablar un poco, reírse, contar algo acerca de nosotros mismos y saber de la otra persona, son pasos que nos ayudan a sentirnos agusto, de ese modo las cosas fluyen mejor, y eso repercute de manera positiva en el sexo.
  • Resulta estimulante. Está comprobado que las palabras excitan: susurrar al oído, halagar o que nos halaguen o simplemente escuchar la voz de otra persona, pueden ser potentes afrodisíacos que pueden conducir a las relaciones sexuales más inolvidables que hayas tenido, no cuesta nada probarlo y te puedes llevar una gran sorpresa.

Cuanto más sepamos, mejores amantes seremos. Como decía Francis Bacon “El conocimiento es poder”, en este caso poder de seducción. Cuando planeas una cita y quieres que acabe en sexo, es mucho más fácil tener éxito si planeas una velada adecuada a sus preferencias, y la mejor manera de saberlo es preguntar. Si le gustan los restaurantes indios y le molesta la suciedad, mejor prepara tu casa para la cita y sorpréndela con una reserva en un restaurante romántico y bonito.

Tómate tu tiempo

Las prisas no son buenas consejeras, y en el sexo pueden ser el camino al fracaso o a experiencias decepcionantes. Es por eso que no podemos dejar de insistir en que te tomes tu tiempo. El sexo es para disfrutarlo, y es un proceso que empieza con el intercambio de miradas, los besos, los abrazos, las caricias, y que se culmina con el acto en sí mismo. Disfruta todo el proceso, no te precipites, puedes convertir algo precioso en una experiencia vacía y que no queráis recordar ninguno de los dos.

  • Déjate querer. Nunca des el siguiente paso, por ejemplo, si os estáis dando besos, deja que sea ella o él quien te meta mano, o te meta la mano por debajo de la ropa, de esta forma aumentamos el deseo, y cuanto más lo deseemos, más esfuerzo pondremos y mejores serán los resultados.
  • Da y recibe. No estás haciendo los preliminares como una llave para acceder al sexo, son parte del mismo y debes disfrutarlo, haz sentir a la otra persona cómoda y hazle saber lo que quieres, te sorprenderá lo fácil que es recibir lo que esperas si eres complaciente.

Tampoco pasa nada por acabar en los preliminares, no tengáis miedo si ocurre, solo es señal de que os gusta lo que estáis haciendo en ese momento, en el fondo estaréis logrando vuestro objetivo, disfrutar y hacer disfrutar a la otra persona, a fin de cuentas, así es como se mide el rendimiento sexual, ¿no?

Explora nuevos territorios

Una posible razón por la que puedes sentir que no funcionas bien en la cama es la monotonía, hacer siempre las mismas cosas hace que nos acostumbremos a ellas, y el resultado es que lo hacemos con menos ganas. Puede que sea el momento de innovar. No sugerimos que hagas cambios drásticos, simplemente que poco a poco vayas probando cosas nuevas que se te vayan ocurriendo.

  • Cambia de terreno. Puede que tengas la cama más cómoda del mundo, pero si no funcionas en ella como te gustaría, es un buen plan empezar a ir a hoteles, o si eres de los que se arriesgan, el mundo es tuyo, playas, el coche, clubes de intercambio… El límite está en tu vergüenza y tu imaginación.
  • No tengas miedo. Puedes explorar los límites del dolor y el placer, probar juguetes sexuales que nunca habías pensado que son para ti, o habla tranquilamente de la posibilidad de tener una relación abierta con tu pareja. La curiosidad nos ayuda a rendir mejor en todos los ámbitos de la vida, el sexo no es distinto a ellos.

No solo le pasa a las parejas, los solteros también pueden verse atrapados en el callejón de la rutina; salir, tener una cita, reírte sin ganas para gustar, y acabar teniendo sexo esporádico, es menos divertido de lo que parece llegado a cierto punto, de modo que es importante que nunca perdamos la curiosidad por explorar los límites de lo que nos gusta y tratar de buscar un placer distinto, la excitación es un carburante increíble para rendir en la cama como nunca.  

Mejorar nuestro rendimiento sexual depende, como hemos visto, de una enorme cantidad de factores, pero muchos de ellos los podemos controlar y, con un poco de esfuerzo, notaremos resultados a corto plazo. Y no solo nosotros, nuestra pareja estable o las mujeres solteras a la que hemos conocido por internet lo notarán rápidamente, no lo dudes, es la hora de convertir en inolvidables tus citas esporádicas en citas memorables.

Otros artículos que te pueden interesar:

Rating: 4.5. From 2 votes.
Please wait...
1 Comment
  1. AlainD

    Pues yo no es que ahora sea Nacho Vidal, pero algo mejor si que me funciona, gracias por los consejos

    No votes yet.
    Please wait...
Escribe aqui tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

borrar formularioEnviar